Diseñada como genuina puerta de entrada al mundo del motociclismo, la KTM SX-E 2 proporciona la plataforma ideal para que los más jóvenes den sus primeros pasos – y sus primeros golpes de acelerador – como pilotos.
Tras los éxitos de la KTM SX-E 5 y la KTM SX-E 3, la nueva KTM SX-E 2 llega a la valla de salida como modelo intermedio para el mundo real, tendiendo un puente más entre las motos infantiles y las auténticas motocicletas, con gráficos modernos y llamativos, materiales de primera calidad y componentes de alta gama.

La KTM SX-E 2 está diseñada y construida en torno a un concepto de chasis de extrusión de aluminio con tubo central, que reduce el número de componentes necesarios. Con menos conexiones y puntos de fijación, esta parte ciclo proporciona la máxima durabilidad y rigidez, con una plena armonía entre equilibrio, resistencia y seguridad. El subchasis trasero está fabricado en un compuesto plástico de alta calidad y reforzado con una resistente fibra de vidrio, para reducir el peso y absorber mejor los impactos.

La propulsión de la KTM SX-E 2 corre a cargo de un ligero motor HUB de montaje en buje de 1,8 kW, que no requiere mantenimiento y proporciona un máximo de 50 Nm, alimentado por una batería BLi300 de iones de litio estanca al agua, al estilo de las que utilizan las herramientas recargables. Al carecer de piezas adicionales como cadenas o piñones, este «concepto HUB de motor de buje» mantiene un bajo peso y proporciona una mayor seguridad en caso de accidente.

Sin embargo, la verdadera ventaja viene con la facilidad de cambiar la batería con un solo movimiento, pudiendo alargar el tiempo de pilotaje utilizando varias baterías y facilitando la sustitución de la misma en caso de daños. También actúa como dispositivo de seguridad frente al uso indebido, simplemente retirando la batería.

La carga se realiza mediante un cargador externo de hasta 500 W, que puede conectarse a cualquier enchufe de 110 o 230 voltios y que tarda aproximadamente 60 minutos en alcanzar una carga completa del 100%.

Delante, una horquilla hidráulica WP no ajustable con 90 mm de recorrido se encarga de absorber los baches, mientras que un monoamortiguador hidráulico de 34 mm ajustable en precarga se ocupa del mismo tema en la parte trasera. El monoamortiguador está directamente anclado al basculante, ofrece 70 mm de recorrido y está perfectamente adaptado a la horquilla delantera en términos de equilibrio excepcional y características de amortiguación.

Los jóvenes pilotos llegarán fácilmente con los pies al suelo gracias a la altura del asiento regulable en 2 niveles. En la configuración estándar, la altura del asiento es de 470 mm, pero puede aumentarse fácilmente hasta 500 mm levantando la carrocería y la unidad de asiento y fijando el amortiguador en una posición alternativa. Esto, junto con la posibilidad de bajar la horquilla en las pletinas de dirección y ajustar la altura de los soportes de las estriberas, permite que el piloto puede crecer con la KTM SX-E 2.

En consonancia con sus reducidas dimensiones, la KTM SX-E 2 está equipada con ligeras llantas HPDC de aluminio de 10″ con recubrimiento de polvo negro delante y detrás, envueltas en neumáticos KENDA y apoyadas por un juego de frenos de disco radiales e hidráulicos de 140 mm delante y detrás, cuyas pastillas de freno son compatibles con las pastillas de freno de bicicletas del mercado de gama alta más usuales para facilitar su disponibilidad. Las manetas son ajustables para adaptarse a tamaños de mano más pequeños.

Pensando en la seguridad y la funcionalidad, la KTM SX E-2 está equipada con un sensor de vuelco que corta la alimentación en caso de caída o vuelco. Una cinta de muñeca ofrece una conexión directa entre el piloto y el interruptor de parada de emergencia y detiene el motor en caso de un incidente de pilotaje incontrolable.

Como medida de seguridad añadida, el motor eléctrico se activa haciendo girar el acelerador hacia delante. Una vez «encendido», se envía una «vibración» táctil a través del puño que imita la sutil vibración del ralentí de un motor de combustión, indicando al piloto que la moto está lista para avanzar. Esto evita cualquier aceleración no deseada o repentina al subirse a la KTM SX-E 2.

Una instrumentación iluminada situada junto al puño del acelerador hacen que sea muy fácil controlar de un vistazo los modos de pilotaje seleccionados y la duración de la batería, con diferentes colores que indican el modo seleccionado y el nivel de carga de la batería.

La KTM SX-E 2 muestra una vez más el compromiso de KTM con la próxima generación de campeones, en particular con los aspirantes a pilotos que empiezan desde la base, fusionando la sensación de moto «grande» con los modelos de iniciación totalmente eléctricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí