El Gran Premio de Suecia ha servido de banco de pruebas para los pilotos españoles que reaparecían después de sus problemas físicos. Jorge Prado venía de sufrir por un nuevo episodio de Covid que le hizo perder muchas posiciones en Lommel y mantenerse fuera de la actividad durante varios días. Rubén Fernández también reaparecía tras la lesión y posterior infección en un brazo tras una caída en Loket. Por eso el resultado de los pilotos gallegos hay que enmarcarlo dentro de ese contexto para sacar una conclusión más que positiva.

En la memoria de Jorge Prado la pista de Uddevalla tiene reservado un lugar de honor. Allí conquistó su segunda corona mundial de MX2 y allí regresaba el Mundial para iniciar la recta final de la temporada. Esta vez no hubo lugar para celebraciones, pero sí para confirmar una clara mejoría de sensaciones tanto en la forma física de Jorge como en su rendimiento sobre la moto. Prado que ha trabajado en la última semana en la puesta a punto de su Gas Gas parece haber encontrado el camino correcto y dejó una buena impresión en Suecia, metido en todo momento en carrera.

Lo que falló esta vez fue lo que nunca suele fallar, las salidas. Jorge, que ha salido primero en quince de las mangas celebradas y ya tiene asegurado matemáticamente el título de holeshots, tuvo dos malas salidas en la pista escandinava, precisamente una de las que son conocidas por la dificultad para realizar adelantamientos. En sendas mangas de «trenecito» Prado fue de los pocos que consiguió remontar pasando algunos pilotos para terminar quinto y sexto en las respectivas mangas. La carrera fue ganada por Seewer por delante del líder Gajser y de Coldenhoff, mientras que Prado concluyó quinto en la general y Rubén, decimosexto. En el campeonato, Prado se mantiene tercero, con opciones de ser segundo, pero lejos de Tim Gajser, que a buen seguro será coronado Campeón el próximo domingo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí